Hay 3 riesgos que no hay que descuidar

En el mundo contemporáneo no podemos quitar el ojo de ¨3 jinetes del Apocalipsis¨ de las cadenas agroalimentarias. Mano de obra, el agua y el cambio climático. Aqui explicamos más a detalle cada uno:

La mano de obra se está haciendo cara y escasa, los productores necesitan poner mucho énfasis en cuidar su personal, entrenarlo y desarrollarlo y ser cada vez más flexibles con las prestaciones y las condiciones laborales para que se sientan plenos en el espacio laboral y no piensen en la migración hacia las ciudades dejando los campos con altísimos costos o inclusive con falta de cosechas.

El agua México tiene un alto grado de presión hídrica y el sector agrícola es el mayor consumidor de este líquido. Dentro de la producción en campo es vital invertir en sistemas de captación, reuso y limpieza de agua que puedan aumentar la sanidad y la disponibilidad de este valioso recurso, así como mejores prácticas de riego (agricultura de precisión) y de conservación, mejoramiento y biorremediación de suelos que permita el aprovechamiento integral hídrico para aquellos que están en cultivos intensivos y también en la ganadería, especialmente la lechería y la porcicultura que demandan grandes cantidades de agua.

Finalmente la parte del cambio climático es también una realidad que atañe a los productores. La costumbre, inercia o tradición terminan quedando a un lado cuando la realidad se impone y algunos cultivos terminan siendo poco rentables en las zonas en las que un día fueron pura bonanza. Para los productores, es necesario ser muy flexibles y pensar en la reconversión de cultivos y mejores prácticas, así como en esquemas de aseguramiento que bajen su nivel de riesgo ante catástrofes. Anticiparse, usar la tecnología y los modelos climáticos así como diversificar sus cultivos será de gran ayuda

Agua, mano de obra y cambio climático